Cerca de seis millones de puertorriqueños viven en Estados Unidos, mientras que poco más de tres millones se encuentran en la isla. ¿Por qué? ¿Es la nación norteamericana mejor que esta islita caribeña?

Discutamos los pormenores para ver: ¿En qué nos supera Estados Unidos? ¿En qué ganamos nosotros?

Economía

Empecemos por este punto, ya que, en mi opinión, es LA RAZÓN por la que hay tantos boricuas en Estados Unidos. Lamentablemente, conseguir un trabajo, crecer dentro de una empresa, ganar un buen salario y, en resumen, “echar pa’lante” es más viable en el norte. Los trabajos en Puerto Rico exigen mucho y pagan poco, razón por la cual muchos toman el avión en busca de oportunidades y crecimiento profesional.

Estados Unidos, sin duda, gana esta contienda. Pero, más allá de eso, ¿qué nos ofrece “la tierra de la libertad”?

Seguridad

Supongo que, tanto allá como acá, dependerá del área en que te encuentres. La seguridad en Puerto Rico, sin duda, es cuestionable y cada día mas dudosa. Sin embargo, la mayoría de asesinatos (por centrarnos en el peor renglón de crímenes) están ligados al mundo de las drogas.

En Estados Unidos, por otro lado, temes morir a plena luz del día, a manos de un desconocido que te odia por ser inmigrante, gay o de otra religión distinta a la cristiana. Siempre y cuando se tomen precauciones básicas, mi punto va para Puerto Rico.

Cultura

Por favor… no puedo ser objetiva. Como puertorriqueña, no hay cultura que me abrace y me haga sentir como la mía. Los ritmos pegajosos de nuestra música; el plato exquisito de arroz con gandules, pernil, pasteles, y un tembleque de postre 🤤; la manera en que nos expresamos; así como nuestros valores y tradiciones nos hacen únicos y especiales en este mundo en el que ocupamos tan poco espacio físico, pero tanta presencia artística y cultural.

Celebrar las navidades boricuas, un Día de Reyes, o ir a uno de tantos festivales alrededor de la isla nos recuerda lo especial que somos al haber sido elegidos para nacer dentro de este 100×35, que ni siquiera se ve en un mapa mundial.

Del lado de Estados Unidos, sí disfruté mucho la diversidad. Me resulta fascinante comer en un centro comercial, rodeada de familias pakistaníes, coreanas, mexicanas, kenianas, etc., cada cual con su plato de preferencia. Es una experiencia única que, en Puerto Rico, no se puede disfrutar. Sin embargo, la típica cultura “gringa” me parece sobria y distante. Les falta lo que a nosotros nos sobra.

La gente

Por supuesto, no importa dónde estés, habrá gente buena y gente mala, gente agradable y desagradable, pero esto va más allá de eso. Estados Unidos es un país individualista, en donde las personas velan por sí mismas y su familia inmediata, entiéndase, las personas que viven bajo un mismo techo.

En Puerto Rico, en cambio, alteramos un poco el concepto de “familia inmediata” para añadir a los abuelos, los tíos, los sobrinos, los padrinos, los perros, los gatos, los vecinos y la lista continúa. Pensamos más colectivamente y, ante los ojos de nuestros padres, seguimos siendo “bebés” a los 30 años, cuando allá a los 18 es hora de independizarse.

Esta diferencia en cómo entendemos y vivimos en sociedad, nos convierte en personas más atentas, cariñosas y cálidas. Por eso nos besamos aunque nos veamos todos los días, nos tocamos mientras hablamos y nos importan tanto las frases de cortesía, como el “buen provecho”, que allá ni siquiera existe. Dicho esto, elijo a Puerto Rico.

La comida

Sándwich de mantequilla de maní y jalea vs. sanwichitos de mezcla; hamburguesa vs. mofongo relleno de carne frita; hot dog vs. alcapurria o bacalaítos; gravy para todo vs sofrito para todo… ¿tengo que continuar? Dejémoslo aquí.

El comercio

Ir al supermercado en Estados Unidos es un placer, en términos de variedad. Cada galleta, refresco y papita (chips) viene en mil sabores distintos, aunque en Puerto Rico se venda solo uno. Hay más opciones de tiendas por departamento, restaurantes de comida rápida, restaurantes internacionales, etcétera, etcétera.

Por supuesto, es un país más grande, en donde se producen más alimentos y productos, mientras que aquí importamos todo. Mi voto, en este renglón, se lo lleva Estados Unidos.

La geografía

Estados Unidos tiene una superficie de 9.8 millones de kilómetros cuadrados. Puerto Rico, tiene 9,104. Para ponerlo en perspectiva, nuestra isla cabe unas 1,080 veces dentro de Estados Unidos.

Ellos cuentan con El Gran Cañón, el río Misisipi, la colindancia con México y Canadá, las islas de Hawái y un sinnúmero de hermosos recursos naturales.

Pero, no por ser más pequeños, nos quedamos nosotros atrás. Aquí tenemos las Cavernas de Camuy, El Yunque, las islas municipio de Culebra y Vieques, las bahías bioluminiscentes y estamos rodeados de las más hermosas playas. Además, una ventaja de estar en un 100×35 es que la familia nunca está demasiado lejos.

En esta ocasión, divido mi punto para ambas partes.

Salud y educación

En realidad, no tengo los fundamentos para hablar de estas categorías, ya que no me eduqué en Estados Unidos y tampoco necesité servicios de salud en el tiempo que allí viví. Sin embargo, me comentan que allá ambas cosas son más estructuradas, y cuentan con más y mejores recursos.

Bueno, aquí lo dejo. Como habrás visto, este escrito no pretende dar una respuesta objetiva. Ser imparcial es difícil cuando hay tanto amor de por medio, así que mi voto siempre será por Puerto Rico. Y, por supuesto, me baso en mis experiencias particulares, y tras vivir solo un año en el estado de Virginia. O sea, esto es meramente mi opinión, y me encantaría que me compartas la tuya, si vives o has vivido “allá afuera”. Incluye también los factores que consideres importantes y que no he mencionado aquí. Te leo. 🙂