Lágrimas negras aún brotan de los ojos.
Negras por cargar el negro color del desprecio.
Tanto sufrimiento esparcido por las almas,
tanta historia impregnada de injusta tiranía de la raza blanca.
-Gabriela Ortiz

Sus pronunciados labios y su figura curvilínea hacen perfecta sintonía con el pelo de pequeños espirales que se posa sobre su rostro mulato y radiante. Y es precisamente ese cabello voluminoso el que la ha hecho objeto de piropos, pero también de rechazo y miradas extrañas. La única vez que quiso verse a sí misma luciendo un pelo lacio, visitó un salón de belleza en el que ‘los peros’ la empujaron de vuelta a casa, con sus rizos, los cuales disfruta y luce naturalmente desde entonces.

Seguir leyendo «“Ser negro en esta sociedad, cuesta”»